Satisfecho o
reembolso

Pago
seguro

Devoluciones
en 30 días

CASA CALLEJA

Hablar de la historia de Casa Calleja es remontarse a tiempos duros, de necesidad, en el periodo de entreguerras en Europa, y en los albores de la Guerra Civil española.

Si bien, Calleja llevaba funcionando como tienda de venta, alquiler y reparación de bicicletas desde 1921, Casa Calleja surge como tal y bajo ese nombre definitivo en los años treinta, concretamente en 1935. Jamás hubiera imaginado su fundador haber llegado tan lejos y perdurado tantos años cuando, montado en su bicicleta con apenas 12 años, repartía paquetes por el Madrid de los años 30. A pesar de las duras vicisitudes de ese convulso tiempo, CasaCalleja tiene el orgullo de haber conservado intacta la Licencia de Apertura de su tienda concedida por el Ayuntamiento de Madrid de la II República, con fecha 5 de Marzo de 1935.

A diferencia de otras tiendas y empresas que presumen de lo mismo sin ser cierto, nosotros seguimos siendo una empresa familiar que no ha cambiado desde 1935.

Y lo podemos probar, además de ser nuestro mayor orgullo.

D. Jesús Redondo Calleja empezó a trabajar en 1944 (a la edad de 12 años) como ayudante en un alquiler de bicicletas sito en la C/Embajadores nº 63, propiedad de su tío. En aquellos días el medio de locomoción más habitual era la bicicleta.

Allí alquilaban, vendían y reparaban bicicletas llegando, incluso, a montar ellos mismos algunas más especiales (bicicletas para profesionales).

A pesar de todos los cambios y mejoras realizados para adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes, Casa Calleja nunca ha dejado de ser una empresa familiar, pero eso no ha sido obstáculo para que hayamos modernizado nuestras instalaciones y métodos de trabajo constantemente para dar la mayor satisfacción y el mejor servicio posible a nuestros clientes

1987

Por eso, en 1987 cambiamos el aspecto de nuestra tienda y trasladamos nuestras dependencias al local actual de la C/Embajadores nº 59.

En realidad, la distancia de un local a otro era mínima, pero el cambio fue significativo: por fin, podíamos dar mejor servicio a nuestros clientes en muchos aspectos:

Más m2 de Almacén, más capacidad.
Más m2 de tienda, servicio al cliente más cómodo.
Más personal, mejor atención al público.
Nuestra intención fue siempre la de mejorar y por ello incorporamos nuevos artículos para el motorista que hasta entonces no comercializábamos: fajas, cascos, guantes, manoplas, trajes de agua, etc. siempre atentos a la demanda del cliente.

1992

En 1992 se incorpora a la empresa D. Luis A. García quien, durante 8 años, trabaja hombro con hombro con D. Jesús para modernizar, diversificar y hacer crecer las líneas de negocio de Casa Calleja.

2000

En 2000, tras toda una vida dedicada por completo a crear esta realidad que ahora es Calleja, D. Jesús se toma un merecido descanso y pasa a dirigir el negocio D. Luis A. García. Aún en la actualidad, D. Jesús visita casi diariamente Calleja y nos sigue inspirando y alentando con su ejemplo.